martes, 4 de diciembre de 2012

Precisión y Veracidad (1.4)

-Tengo el objetivo a la vista-

-Tiene luz verde. Repito, tiene luz verde- La voz del capitán se escuchó por el radio…

Esa mañana fría de domingo. Wladimir Klitschko, francotirador destacado de las fuerzas especiales, se encontraba apostado en la azotea de un alto edificio, apuntando al cuerpo de un secuestrador armado que mantenía a un grupo de personas atadas en la sala de una tienda. A unos 1000 metros desde su posición. Fue imposible...


...Que durante la noche anterior sospechara que se presentaría esta emergencia. Pero no podría haberse perdido la despedida de soltero de su amigo Andrey.

Es cierto que Wladimir es muy capaz de detectar y apuntar hacia un blanco, incluso a gran distancia, ya que fue formado por los mejores especialistas de la policía. Sin embargo si su pulso tiembla producto del frío, la única forma en que mejoraría sus opciones de acertar, sería realizar varios tiros antes que el secuestrador corra a protegerse tras un mostrador.

Evidentemente no se espera de un francotirador deba realizar demasiados disparos para dar en un blanco. Un efectivo de esta clase no sólo debe saber apuntar, también debe ser preciso.

En este caso, la capacidad de apuntar hacia el blanco correctamente la podríamos comparar con la veracidad*. Veracidad es, en términos sencillos. La capacidad de apuntar correctamente a un objetivo.

En el laboratorio la veracidad está íntimamente relacionada con la calibración.

La falta de veracidad, se entiende como Error Sistemático.

Error Sistemático:

Tipo de error constante, predecible. Afecta a todas las determinaciones.

En el caso de Wladimir, sería el equivalente a una desviación del cañón del arma, o un desajuste en el ángulo de la mira telescópica. Algo que implicara una desviación constante en cada disparo…  Esto sería predecible para alguien con experiencia, que haya examinado previamente el arma; o mejor aún, que la hubiese testeado en un campo de tiro.

En el laboratorio esta situación se repite cada día. Los resultados de análisis son especies de “disparos” ciegos. Cada resultado informado es un tiro que pretende dar en un blanco… con la diferencia de que ningún cuerpo cae al suelo dándonos prueba de haber acertado.

Por eso es importante que tengamos nuestra “Arma” o “Sistema de Análisis”, estudiada de tal manera que podamos anticipar cuán equivocados podrían ser nuestros análisis.

Regresemos a nuestro entumecido policía. Su problema no parece ser la capacidad de apuntar… sino su pulso. Eso significa que sus tiros son imprecisos.

La Imprecisión* es en este caso “la falta de buen pulso”. Y este tipo de error se conoce como Error Aleatorio.

Error Aleatorio:

            Error impredecible, variable. Está determinado por las pequeñas variaciones que se producen en cualquier momento del proceso. Por ejemplo, la variación de volumen que toma una pipeta en cada aspiración.

Entonces. Entendemos que nuestro sistema tiene la capacidad de equivocarse. Y cada vez que realizamos una Medición – Disparo, esa medición tendrá una cantidad de error, que posee dos componentes:

Error Aleatorio + Error Sistemático.

En otras palabras:

Imprecisión + Falta de Veracidad

Mal Pulso + Mala Puntería
  
En caso de que no logre apuntar en forma exacta… Es posible que por casualidad alguno de sus disparos alcancen al secuestrador… pero también a alguna víctima.

Necesitamos tanto Precisión y Veracidad para lograr un buen resultado. A la conjunción de estas dos, llamamos Exactitud.

El siguiente Gráfico explica la relación entre las tres:


Siguiendo un orden lógico, nuestro primer objetivo a mejorar será la precisión. Ya que sin ella, será muy difícil tener una correcta impresión acerca de la veracidad. Aún menos calibrar con precisión.

Además mencionamos que en el laboratorio clínico, cuando informamos un resultado, no sabemos a ciencia cierta cuán lejano está de lo “real” (y ni siquiera existe una forma de saberlo) y por lo general, tenemos una sola oportunidad para  medirlo. Sería muy raro encontrar un laboratorio que repita varias veces el análisis e informe un valor promedio para cada determinación.

En otras palabras...



...Nos ponemos la bata blanca, bajamos las antiparras, la micropipeta está en posición y tomamos el lugar del francotirador. La diferencia es que sólo tenemos un disparo, que además es “ciego”...




...y obviamente, no esperamos que alguien caiga abatido bajo nuestro informe de laboratorio.

Afortunadamente tenemos buen campo de entrenamiento, es nuestro control de calidad. Allí podremos demostrar que tenemos un buen “pulso” (Precisión), y también que estamos apuntando correctamente (Veracidad).

=================================Bonus Track:

Definiciones VIM (Vocabulario Internacional de Metrología):

Veracidad:

Grado de concordancia entre la media de un número infinito de valores medidos repetidos y un valor de referencia.

NOTA 1 La veracidad de medición no es una magnitud y no puede expresarse numéricamente, aunque la norma ISO 5725 especifica formas de expresar dicho grado de concordancia . 

NOTA 2 La veracidad de medición está inversamente relacionada con el  error 
sistemático, pero no está relacionada con el error aleatorio.

NOTA 3 No debe utilizarse el término “exactitud de medición” en lugar de “veracidad de medición” y viceversa.

Precisión:

Grado de concordancia entre  las indicaciones o los valores medidos  obtenidos en mediciones  repetidas de un mismo objeto, o de objetos similares, bajo condiciones especificadas.

NOTA 1 La veracidad de medición no es una magnitud y no puede expresarse numéricamente, aunque la norma ISO 5725 especifica formas de expresar dicho grado de concordancia . 

NOTA 2 La veracidad de medición está inversamente relacionada con el  error sistemático, pero no está relacionada con el error aleatorio.

NOTA 3 No debe utilizarse el término “exactitud de medición” en lugar de “veracidad de medición” y viceversa. 

2 comentarios:

Déjanos tu comentario y será publicado a la brevedad.